¿Cuál es el nivel de cobertura de agua y saneamiento de América Latina?

¿Sabías que en septiembre del año pasado (2015) la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)? ¿Sabías que esta nueva agenda de desarrollo establece 17 objetivos y 169 metas? ¿Sabías que, en su mayoría, estas metas tienen fecha de cumplimiento en el 2030? Si no sabías nada de esto, no participes de una charla con profesionales del mundo del desarrollo. Para bien o para mal, ¡es de lo único que hablan! Si quieres integrarte a esas charlas, revisa rápidamente esta página de Naciones Unidas y, como se dice en inglés, “you’ll be ready to go”.

Para los que trabajamos en agua y saneamiento (AyS), que los ODS hayan definido un objetivo para el sector representa una muy buena noticia. El Objetivo 6 establece como meta “Garantizar la disponibilidad y gestión sostenible del AyS para todos”. Las metas 6.1 a 6.3 definen para 2030: “lograr el acceso universal y equitativo al agua potable de calidad, a un precio asequible para todos (6.1)”, “lograr el acceso equitativo a servicios de saneamiento e higiene adecuados para todos […] (6.2)“ y “mejorar la calidad del agua mediante […] la reducción a la mitad del porcentaje de aguas residuales sin tratar […] (6.3)”.

Detrás de estas descripciones un poco burocráticas, se esconden cosas muy interesantes. En primer lugar, se plantea como meta el acceso universal a servicios de agua, uno de los pendientes de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). En segundo lugar, se incorpora la variable calidad del servicio, un aspecto fundamental del que carecían los ODM. No es suficiente ahora con tener acceso a una fuente mejorada de agua, una definición laxa que abarcaba niveles de servicio no ideales como el acarreo de agua (en tanto no superase cierta distancia o tiempo). Para contribuir al cumplimiento de las metas del ODS, el hogar tiene ahora que disponer de acceso a una fuente o servicio que brinde agua de manera suficiente (al menos 50 litros habitante día), accesible (en la vivienda o dentro del predio), continua (sin interrupciones), potable (libre de micro-organismos y sustancias químicas que constituyan un peligro para la salud) y asequible (a un precio que no afecte la economía del hogar, usándose como regla que el costo del AyS no supere el 5% del ingreso total del hogar).
Las buenas noticias también llegaron en materia de saneamiento, estableciéndose no sólo la universalidad del acceso, sino también la introducción de una meta de tratamiento de efluentes fecales: reducir a la mitad el porcentaje de aguas residuales que no reciben ningún tipo de tratamiento (hoy en la región en el orden del 28% de las aguas negras recolectadas y del 18% de las aguas generadas). Bajo este marco, será considerado acceso a saneamiento adecuado únicamente aquellos casos donde existan instalaciones sanitarias privadas (dentro de la vivienda o predio) mediante las cuales el desecho fecal o agua negra se trate en el lugar o se transporte y se trate en otra instalación (una planta de tratamiento, por ejemplo).
Esta nueva agenda, formulada con una visión de desarrollo más integral y ambiciosa que la planteada por los ODM, abre una serie de desafíos que los países de la región deberán enfrentar durante los próximos 15 años. Para ilustrarlos, imaginemos un país de América Latina y el Caribe con un nivel de acceso a fuentes mejoradas de agua del 98% (definición según criterios ODM). ¿Qué pasaría si consideramos algunas de las variables que componen la nueva definición de acceso como accesibilidad, continuidad y potabilidad? El gráfico abajo refleja lo que pasaría. La cobertura bajaría del 98% al 58% (40 puntos porcentuales menos). Estos datos son imaginarios, pero realistas al mismo tiempo.
Imaginemos ahora que el mismo país tiene un nivel de acceso a saneamiento (estándar ODM) del 83%, distribuido de la siguiente manera: 65% con red de alcantarillado, 11% con fosa séptica y 7% con letrina. ¿Qué pasaría si consideramos algunas de las variables que componen la nueva definición como privacidad (que la instalación sanitaria no sea compartida) o la existencia de tratamiento (tanto dentro como fuera del sitio)? El gráfico 2 muestra lo que pasaría en este caso. La cobertura bajaría del 83% al 37% (46 puntos porcentuales menos).

El ODS sectorial plantea así dos grandes desafíos para la región. El primero, alcanzar cobertura universal en un período de 15 años en un escenario donde 34 millones de personas aún no tienen acceso a una fuente mejorada de agua y 106 millones carecen de saneamiento adecuado. El segundo desafío, igual o más complejo que el anterior, es mejorar la calidad de los servicios existentes, tanto en zonas urbanas como rurales, para cumplir con los nuevos parámetros de continuidad, accesibilidad y potabilidad. Se estima que en ALC más de 200 millones de personas (un tercio de la población total) cuentan con servicio intermitente o no continuo (menor al parámetro de 24/7). Los niveles de agua no contabilizada, por su parte, continúan oscilando entre el 40% y 50% del agua producida, y, en zonas rurales, se estima que el 30% de los sistemas de agua presenta problemas de funcionalidad, es decir, no funcionan o lo hacen por debajo de sus especificaciones técnicas de diseño en materia de cantidad, continuidad y calidad.

La operación y mantenimiento demanda inversión, pero también estrategias orientadas a mejorar los indicadores de gestión de las empresas prestadoras: su gobernanza corporativa, su gestión financiera, su gestión comercial. Únicamente con este combo de inversión y gestión, el cumplimiento de estas nuevas metas será una realidad. El desafío es grande, pero también la oportunidad de priorizar aspectos de la agenda sectorial, relegados en los últimos 25 años.

Únase a la conversación sobre agua, saneamiento y desarrollo sostenible en la Semana mundial del agua 2016 organizada por el Instituto International del Agua de Estocolmo (habrá transmisión en vivo). En esta publicación —Los desafíos de la agenda de desarrollo post-2015 para el sector de agua y saneamiento en América Latina y el Caribe: Conclusiones de la Semana Mundial del Agua 2015— puede encontrar más información sobre los desafíos de América Latina y Caribe para cumplir con el Objetivo 6.

Un cajero automático para sacar agua

Un sistema de tarjeta prepago permite el acceso a agua potable a los vecinos de Mathare, uno de los barrios informales de Nairobi, en Kenia. Una historia de African Slum Journal.

El 71 % de la superficie de la Tierra es agua. Sin embargo, más de 600 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable y limpia para su consumo e higiene. La escasez y el racionamiento es la norma en Nairobi desde hace meses, sobre todo, en los barrios informales. Por eso, las autoridades han obligado a las compañías de agua a abastecer a los residentes mediante sistemas innovadores y asequibles. La reportera de African Slum Journal, Vivian Awour, visitó los barrios pobres de Mathare para conocer el funcionamiento de uno de ellos: los cajeros automáticos de agua.

Con una tarjeta de crédito de agua, los vecinos de este barrio de Nairobi, pueden comprar agua a un precio muy barato (0.0045 euros por cada bidón de 20 litros) sin tener que caminar durante horas y esperar grandes colas. Cuando tienen necesidad de agua, acuden al cajero, introducen su tarjeta previamente recargada y abren el grifo para llenar sus recipientes. Algunos de los usuarios reconocen que este sistema les ha cambiado la vida, pues ya no dedican tanto tiempo como antes a la obtención del líquido elemento.

El tapon que potabiliza el agua por un dolar.

http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2016-08-21/faircap-tapon-botella-potabiliza-agua-dolar_1249092/

Madrid recupera sus fuentes para beber

Un total de 1.391 fuentes públicas de agua potable abastecen en las vías públicas y zonas verdes de Madrid este verano, 583 fuentes más en funcionamiento que en abril de 2015.

Según datos del Ayuntamiento de Madrid, el 87,10% del total de fuentes inventariadas en la capital funcionan, de un total de 1.597 fuentes censadas. Es un inventario dinámico, ya que puede variar porque se siguen encontrando fuentes en desuso y que previamente no estaban censadas.

En abril de 2016, el número de fuentes en servicio era de 1.336, frente a las 808 de un año antes. A las primeras hay que sumar las 55 que el Consistorio matritense ha habilitado en los últimos dos meses se han habilitado 55 nuevas fuentes de agua potable, bien colocando nuevas como reparando las viejas o inservibles.

En cuanto a las zonas verdes, para recuperar e incrementar el número de fuentes para beber, el Ayuntamiento ha aprobado una partida 320.000 euros en la adquisición e instalación de fuentes de agua potable.

De este presupuesto, 235.000 euros serán para la compra de 180 fuentes antivandálicas y 30 bebederos para perros en zonas verdes, y 84.050 euros para la instalación de estos elementos.

El Ayuntamiento señala que la gran mayoría de peticiones de fuentes de beber suele ser para zonas verdes, pero en los contratos integrales no se contempla la instalación de fuentes de agua potable en zonas verdes. El proyecto está en tramitación, por lo que aún no conocen las ubicaciones precisas. Este proyecto se ejecutará previsiblemente el próximo año.

Una docena de nuevas fuentes cada año

En cuanto a las fuentes de agua potable en vías públicas, el contrato integral de servicio público de limpieza y conservación de espacios públicos y zonas verdes contempla una partida anual para la instalación de sólo una docena de fuentes (entre 12 y 14, según datos municipales) de agua potable en la vía pública al año.

De este modo, este año se instalarán fuentes en los distritos de Centro, en la calle Ciudad Rodrigo, en la plaza Santa María Soledad Torres Acosta y en la calle Almendro número 3; en el distrito de Chamartín se instalarán en la Calle corazón de María junto a la avenida de América; en Retiro en la calle Antonio Nebrija número 7; y en el distrito de Fuencarral en el paseo de San Millán de la Cogolla.

Por otra parte, en el distrito de Latina se colocará la fuente en la plaza de la Virgen de los Llanos, frente al número 3; en el distrito de Hortaleza se pondrá en la calle Santa Adela número 9 a la altura de calle Los Arcos 5; y en el distrito de San Blas-Canillejas se colocará en la plaza de los Barbados confluencia con la calle López de Aranda frente al número 29.

Por último, también se instalarán fuentes en Villa de Vallecas, en la calle Cañada del Santísimo con calle Bernardino de Pantorba; en Moratalaz, en la plaza del Cine; y en Villaverde en la avenida de Los Rosales número 131.

Otra fuente que iba a colocarse era la de la calle Gerardo Cordón frente al número 63 pero ha tenido que ser anulada por la inviablidad de acometida del Canal de Isabel II.

Por otra parte, el área de Medio Ambiente y Movilidad detectó 101 fuentes sin injertar (las que existían pero no estaban conectadas a la red del Canal de Isabel II) en la vía pública, por lo que se ha elaborado un Plan de Injertos, que los técnicos municipales irán ejecutando a lo largo del contrato de mantenimiento. Este año eran 39 las que debían conectarse, de las que 24 ya están injertadas a día de hoy, siguiendo los datos del Ayuntamiento.

Moncloa, el distrito con más fuentes y Chamberí el que menos

En cuanto al número de fuentes por distrito a abril de 2016 destaca Moncloa-Aravaca, que tiene 190 fuentes en total. Le siguen Hortaleza (165) y los distritos de Fuencarral-El Pardo y Ciudad Lineal, con 108 fuentes cada uno.

En el lado contrario están los distritos de Chamberí (15), Villa de Vallecas (18) y Centro (35). Otros como Latina (89), Carabanchel(83) o Villaverde (84) figuran como distritos intermedios, hasta hacer un total de 1.557 fuentes operativas en la ciudad de Madrid.

Por último, el Consistorio ha anunciado que se están numerando las fuentes de beber, principalmente en los parques, para simplificar los procesos de aviso de la ciudadanía madrileña, ante cualquier incidencia que puedan detectar.

Del mismo modo, en los últimos doce meses los técnicos han repuesto 1.722 grifos, siendo todos ellos de pulsador, que permite su cierre automático en caso de no utilización con el objetivo de ahorrar agua.

PRINCIPALES DATOS DEL AGUA EN EL MUNDO

En 2050 el consumo del líquido elemento aumentará un 44% para satisfacer las demandas industriales y de la población.

La Tierra contiene unos 525 millones de kilómetros cúbicos de agua. La cantidad de agua que contiene nuestro planeta no ha disminuido ni aumentado en los últimos dos mil millones de años.

El 97% del agua se encuentra en los océanos, y el 2% permanece congelada.

El 80% del agua que se encuentra en los continentes está en la superficie. El 20% restante se encuentra bajo tierra o en forma de vapor de agua atmosférico.

Sólo el 2.5% del agua que existe en la Tierra es agua dulce. De esa cantidad, el 0.5% se encuentra en depósitos subterráneos y el 0.01% en ríos y lagos.

El 90% de los recursos disponibles de agua dulce del planeta están en la Antártida.

Sólo el 0.007% del agua existente en la Tierra es potable, y esa cantidad se reduce año tras año debido a la contaminación.

Más de 1100 millones de personas en el mundo carecen de acceso directo a fuentes de agua potable.

Millones de mujeres y niños deben caminar más de 10 kilómetros diarios para conseguir agua potable.

Unos 1.400 niños menores de cinco años mueren en el mundo a diario víctimas de enfermedades diarreicas relacionadas con la falta de acceso a agua potable, saneamiento adecuado e higiene.

Más de 768 millones de personas no tienen acceso al agua potable, indicó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). En su mayoría, estas personas viven en la pobreza, en zonas rurales apartadas o en barrios urbanos marginales.

En 2025 cerca de 2000 millones de personas vivirán en países o en regiones donde la escasez de agua será absoluta y los recursos hídricos por persona estarán por debajo de los 500 metros cúbicos anuales recomendados, cantidad de agua que necesita una persona para llevar una vida sana e higiénica. La falta de agua potable causa la muerte de 4500 niños por día, en su mayoría pertenecientes a los países en desarrollo.

Cada año mueren 3 millones y medio de personas debido a enfermedades relacionadas con la calidad del agua. El 98% de esas muertes se producen en los países en vías de desarrollo.

Estados Unidos consume más de 1300 millones de litros de agua por día.

Los norteamericanos consumen cinco veces más agua que los europeos.

El 90% del agua usada en países en vía de desarrollo vuelve a los ríos sin ningún tipo de tratamiento.

Cada día, el Sol evapora más de un billón de toneladas de agua, que permanece en la atmósfera hasta que vuelve a la superficie en forma de precipitaciones.

En la región con más agua, millones no tienen baño

En Peru, la fórmula del problema es bastante simple: a más gente, mayor demanda de agua, pero las fuentes de suministro no aumentan tanto como las personas que la necesitan. Si bien el número de familias que accede a una fuente de agua ha aumentado en los últimos años, llegando al 91% para 2015, aún 663 millones de personas siguen esperando por agua limpia y barata para todos.

Las ciudades y la agricultura son las que más contribuyen al problema. La alta concentración de fábricas e industrias, los sistemas de transporte y edificios que requieren gran cantidad de energía podrían influir en una posible crisis de agua en el futuro. Además, aproximadamente el 70% del agua extraída de los ríos, lagos y acuíferos se utiliza para el riego.

El problema no queda ahí. Aun cuando tres cuartas partes del mundo están cubiertas de agua, sólo el 2% es dulce, y de acuerdo a Naciones Unidas, al menos 1.800 millones de personas en el mundo utilizan una fuente de agua potable que está contaminada con materia fecal y cada día cerca de 1.000 niños mueren a causa de enfermedades diarreicas prevenibles relacionadas con el agua y el saneamiento.

Entregar agua limpia y asequible para todos es un desafío con varios peldaños. El cambio climático, la gestión del agua, la escasez y la calidad del agua son temas claves para empezar a solucionar el problema.

Tenemos agua, pero no todo el día.

Narrativas para abordar los retos de la gestión del agua Expertos abogan por “historias” que motiven a comprometerse con un uso racional y eficiente de este recurso.

http://elpais.com/elpais/2016/07/12/planeta_futuro/1468323278_098573.html