Archivo de la categoría: Uncategorized

Un mundo sin agua “2050”

Agua y pobreza

Esta cuestión perjudica a mas de 1200 millones de personas que no disponen de agua en cantidad y en calidad necesaria. Resulta comun que mujeres y niños tengan que realizar caminatas de entre dos a seis horas para obtener agua, la que ademas es de dudosa calidad.

Se estima que alrededor de 25 millones de personas mueren en los paises pobres del mundo. Esto se vincula estrechamente con la imposibilidad de abastecerse de agua limpia en cantidades adecuadas y con el déficit en infraestructura para la eliminación de los desechos humanos.

En America Latina, al menos 100 millones de personas no tienen accesoal agua potable; en las ciudades latinoamericanas la falta de tratamiento de las aguas cloacales constituye una de las principales fuentes de contaminación de las agua dulces.

En este contexto resulta difícil la superacion de la pobreza, el progreso, la equidad social y el respeto por la dignidad humana.

¿Qué significa una economía circular en el sector del agua para América Latina?

Hace tres años, durante la Semana Mundial del Agua de 2014 organizada por el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (SIWI), destacados expertos internacionales debatieron la necesidad de un cambio de paradigma en el consumo de agua: pasar de una economía lineal a una economía circular, (i) es decir una economía que por definición es reparadora y regenerativa, y pretende conseguir que los productos, componentes y materiales mantengan su máxima utilidad y valor en todo momento.

Como se pronostica que la demanda mundial de agua excederá los recursos viables en un 40 % en 2030, es necesario que reconsideremos nuestros enfoques tradicionales e ineficientes del consumo de agua y adoptemos nuevas estrategias que posibiliten que este recurso vital sea reutilizado lo más posible, y lograr normas eficientes para la gestión del agua.

Estas discusiones en la previa Semana Mundial del Agua del SIWI permitieron generar conciencia acerca de la adopción de la economía circular como una estrategia posible de desarrollo sostenible; su especial importancia para el sector del agua, en vista de la función fundamental y transversal que tiene en todos los sectores, y la combinación de las regulaciones y los incentivos y un enfoque sólido con la intervención de múltiples partes interesadas, necesarios para la transformación del mercado. La necesidad de un “cambio de paradigma” en el sector del agua —pasando de patrones lineales tradicionales del consumo de agua (“tomar, hacer, desechar”) a un enfoque de una economía circular en que las aguas residuales ya no son vistas como desechos, sino como un recurso valioso en el contexto de escasez de agua— es especialmente importante para la región de América Latina, y el evento del presente año de la Semana Mundial del Agua organizada por el SIWI promoverá este diálogo.

El resto de los países de la región, con la excepción de Panamá, Costa Rica, Ecuador, Surinam y Uruguay, se enfrentarán a situaciones de escasez económica de agua en 2025, lo que significa que pese a existir abundantes niveles de recursos de agua renovables no habría infraestructura suficiente para poner a disposición estos recursos y satisfacer la demanda. Esto, al mismo tiempo que el cambio hacia una economía circular en el sector del agua es más prometedor que nunca, quedó demostrado con las mejores prácticas mundiales adoptadas en Israel, que ocupa el primer lugar en cuanto a la reutilización de las aguas residuales en el mundo, reciclando cerca del 75 % del total de recursos de aguas residuales, en comparación con España (en segundo lugar) y EE.UU., que reciclan alrededor del 12 % y el 6 %, respectivamente. Además, la reutilización de las aguas residuales aborda la escasez al brindar la oportunidad de revertir la situación y generar abundancia. También facilita el uso innovador del agua para operar la infraestructura hídrica en el mundo. Entre los posibles beneficios de una economía circular en el sector del agua se encontraría también la potencial reducción rápida de los mayores costos de limpieza debido a los niveles limitados de sustancias nocivas que se agregarían al suministro de agua.

Dado que el agua es el recurso más escaso en el mundo, y existe abundancia de aguas residuales, es inevitable la reutilización de las últimas.

¿Porqué el Océano es Salado?

La presencia de miles de volcanes submarinos y sus erupciones contribuyen en este proceso.

Los océanos en nuestro planeta cubren un 70 por ciento de la superficie y aproximadamente un 97 por ciento del agua sobre y dentro de la Tierra es salada. Pero ¿qué hace que sea salada?

Aunque parezca una pregunta simple y algo básica, resolverla tuvo en vilo a los científicos por muchos siglos y solo hasta finales de la década del 70 y comienzos de la del 80 se obtuvo la información necesaria para despejarla.

Durante más de un siglo, los geólogos creían que los minerales transportados por los ríos eran la única fuente que aportaba la salinidad a los océanos. Sin embargo, los estudios geoquímicos mostraron que la composición de los ríos y la de los océanos son diferentes. Entonces, ¿qué otra fuente proporciona la salinidad a los océanos?

En 1979, durante la exploración del fondo oceánico en el Pacífico, se observó por primera vez a lo largo de la zona de rift ─lugar donde el suelo oceánico se está abriendo y generando nueva corteza─ que las ventilas hidrotermales o ‘black smokers’ emanaban gran cantidad de microcristales que contribuían al incremento de la salinidad en el agua.

Al calcular la cantidad de fluidos hidrotermales (agua a altas temperaturas) que ahora fluyen a través de estas ventilas, se encontró que el volumen de todos los océanos se filtra, a través de estas zonas de expansión de la corteza oceánica, cada 8 a 10 millones de años trayendo consigo minerales producto de la interacción del agua y las rocas del fondo oceánico.

Esto es lo que aporta la salinidad que caracteriza a los océanos. Este ciclo se ha dado por millones de años y por eso los valores de salinidad en el océano son relativamente constantes.

También la presencia de miles de volcanes submarinos y sus respectivas erupciones hacen que la interacción agua–magma desprenda algunos minerales y contribuya a que los océanos sean salados. Esta evidencia ratifica que en la ciencia no todo debe considerarse un hecho y que las preguntas tontas no existen; lo tonto es no hacerlas.

Tanto el agua del grifo y el agua embotellada pueden estar contaminadas

A pesar de las regulaciones y prácticas de seguridad, es posible que tanto el agua embotellada como la del grifo estén contaminadas. Pueden suceder accidentes a nivel municipal y del fabricante. El agua embotellada puede contaminarse durante el proceso de tratamiento o, más específicamente, en la manera en que limpian o envasan el agua o fabrican las botellas. Los productos químicos utilizados durante el proceso de elaboración a veces no se prueban ya que no hay regulaciones estrictas que lo exijan y el resultado puede ser agua contaminada. Así que no tiene sentido temerle al agua regulada del grifo agua cuando corre los mismos riesgos que con la que se vende embotellada

El agua ahoga el futuro de las niñas

http://elpais.com/elpais/2016/11/28/album/1480334047_082899.html#1480334047_082899_1480334451

EL AGUA EN EL DESARROLLO SOSTENIBLE DEL PLANETA

Una gota de agua es flexible. Una gota de agua es de gran alcance.
Una gota de agua está en la demanda.
El agua está en el centro del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, apuntalan reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. De la seguridad alimentaria y energética para la salud humana y del medio ambiente, el agua contribuye a las mejoras en el bienestar social y el crecimiento inclusivo, que afecta a los medios de vida de miles de millones.

Agua y agricultura

De los llamados países del primer mundo, España es posiblemente uno de los que peor ha gestionado sus recursos hídricos.

Durante décadas, los gobiernos han dedicado las inversiones a construir embalses, ampliar regadíos, promover desarrollos turísticos y degradar, cada vez más, los ecosistemas acuáticos: ríos, humedales, lagos y marismas, muchos de ellos dependientes de los acuíferos.

España es ahora el país con más embalses del mundo por habitante, sin embargo no hemos sabido gestionar este recurso natural. Así lo demuestran los más de 500.000 pozos ilegales, la pérdida de una quinta parte del agua urbana en redes obsoletas, el hecho de que sólo depuremos la mitad de las aguas residuales urbanas, los 10.000 vertidos industriales al año y la desaparición de más del 60% de los humedales.

Nuestro consumo de agua es insostenible. En la costa mediterránea no caben otros 150 campos de golf ‘sostenibles’ y el regadío ha dejado seco a muchos acuíferos y humedales, como las Tablas de Daimiel.

El porqué de esta sequía

Para explicar las condiciones climatológicas actuales, los científicos hablan sobre la variabilidad climática, la cual se presenta en periodos que oscilan entre tres y siete años.

En Colombia hay periodos secos, que trae el fenómeno de El Niño, y tiempos con mayor intensidad de lluvias, que corresponden a La Niña. Dichos eventos -generados con la energía que producen los océanos y la atmósfera-, según los analistas, se intensifican con los efectos del cambio climático.

Colombia es difícil de predecir si de clima se trata, opina el científico Sáenz. “En Colombia -que es un país montañoso pero tiene playas y valles interandinos-, la mayor parte de la humedad viene del Pacífico, la Amazonía o la Orinoquía. Parte de esa humedad de la Orinoquía se queda en los Andes Orientales y otra parte pasa a la cuenca del Magdalena. Por esa razón, el país tiene una climatología compleja”.

El Ideam mide el clima del país mediante 2.600 estaciones meteorológicas, las cuales supervisan factores como la temperatura, la lluvia, la humedad, el viento y la presión atmosférica. “Muchas informaciones llegan en tiempo real, a través de satélites, y nosotros convertimos esos datos en mapas”, apunta Martínez.

El ser humano no puede impedir que ocurran El Niño o La Niña, pero sí “contribuye a su intensificación al no proteger los recursos naturales”, concluye Sáenz.

El hielo de la Antártida se hunde en agua caliente

http://www.agenciasinc.es/Noticias/El-hielo-de-la-Antartida-se-hunde-en-agua-caliente