Archivo de la categoría: Contadores de agua

Envejecimiento de los contadores. Criterios económicos en la renovación del parque.

Con el paso del tiempo y el desgaste producido por el uso, los contadores envejecen, perdiendo precisión en la medida, razón por la cual es necesaria su renovación periódica. Habitualmente el envejecimiento se traduce en una caída de la precisión a caudales bajos. Esto es razonable dado que a pequeños caudales el empuje que el agua ejerce sobre las piezas móviles del contador es mucho menor y éste sólo es capaz de reaccionar a estas débiles fuerzas, si todas las partes de su mecanismo se encuentran en perfecto estado.Dependiendo del patrón de consumo de los usuarios este decaimiento en la precisión se traducirá en un incremento más o menos pronunciado del error
medio ponderado. Así, si el patrón de consumo muestra una parte considerable del consumo a bajos caudales, hecho frecuente si las viviendas disponen de depósitos de acumulación, el error aumentará rápidamente. En cambio si los consumos se producen a caudales altos la pérdida de precisión del contador no nos afectará en gran medida.

A la hora de establecer la frecuencia con que vamos a renovar el parque de contadores desde el punto de vista de la rentabilidad debemos tener en cuenta que cada sustitución de un contador va a suponer un coste (contador, mano de obra, piezas accesorias) y por otro lado va a suponer un incremento de los ingresos puesto que el nuevo contador es de esperar que sea capaz de medir volúmenes que el contador viejo ya no detectaba. En este cálculo será clave el precio de venta del agua. Con precios bajos, aunque midamos unos metros
cúbicos más que antes, el ingreso adicional será bajo y no justificará la inversión en un nuevo contador. En cambio, con precios de venta del agua altos, el periodo de retorno de la inversión será inferior a la vida útil del aparato.

Este cálculo de la rentabilidad se complica desde el momento en que la precisión del nuevo contador también va decayendo con el tiempo y el uso, por lo que el volumen adicional que supone su instalación no es constante sino que va cambiando con el paso de los años.

Para determinar la frecuencia de renovación de nuestros contadores deberemos tener en cuenta diversos factores:
• El error medio ponderado a origen.
• La pérdida de precisión de los contadores.
• El precio del agua.
• El consumo medio de nuestros usuarios.

Con estos datos, algunos de los cuales es muy difícil conocer con precisión, se puede calcular el denominado VANC (Valor Actual Neto de la Cadena de renovaciones), el cuál nos indicará la rentabilidad de la renovación de contadores. Para el detalle de su cálculo nos remitimos al libro GESTIÓN INTEGRAL DE CONTADORES DE AGUA (F.Arregui, E. Cabrera Rochera y Ricardo Corbacho) publicado en 2007 por el Instituto Tecnológico del Agua de la Universidad Politécnica de Valencia.

En cualquier caso, y al margen de las premisas puramente económicas, existe la necesidad de limitar la edad del parque de contadores ya que de otra forma se perderá la fiabilidad de los equipos, obteniendo datos de consumo que van a ser engañosos y pueden provocar que se tomen decisiones equivocadas.

DETERMINACIÓN DE LA CURVA DE ERROR DEL PARQUE DE CONTADORES Y VINCULACIÓN CON SUS VARIABLES EXPLICATIVAS

Haz clic para acceder a 020306.pdf

DETERMINACIÓN DE LA CURVA DE ERROR DEL PARQUE DE CONTADORES Y VINCULACIÓN CON SUS VARIABLES EXPLICATIVAS

Haz clic para acceder a 020306.pdf

METODOLOGÍA PARA LA EVALUACIÓN DEL ERROR DE MEDICIÓN DE UN PARQUE DE CONTADORES

Haz clic para acceder a 54article6.pdf

¿Quién debe realizar el mantenimiento del contador de agua?

Se ha mencionado muchas veces que el contador debía ser instalado por el servicio, dado que es el agente que está interesado en que la instalación sea la más correcta posible. Análogo razonamiento cabe aplicar al mantenimiento del
contador: teniendo en cuenta que la mayoría de contadores al envejecer pasan a contar menor volumen del realmente consumido el ser vicio será el mayor vicio será el mayor
interesado en que el parque de contadores se mantenga en un buen estado. ga en un buen estado
Cuando hablamos de mantenimiento del parque de contadores nos
referimos básicamente a la sustitución de los contadores de los usuarios por
otros nuevos, dado que la reparación es, hoy en día, económicamente inviable.
Es decir, el servicio debe poder cambiar los contadores de los usuarios en el
momento en que lo considere adecuado. Puesto que el mantenimiento de los
contadores forma parte habitualmente de los costes asumidos por el servicio esta
sustitución no suele suponer ningún coste directo para el usuario.
Existen municipios en los que el mantenimiento de los contadores se deja
en manos de los usuarios, de forma que, si el usuario o el servicio consideran
que el contador se debe sustituir es el propio usuario quien cambia el contador
existente por uno nuevo. No hace falta decir que el usuario no suele tener
incentivos para realizar este gasto que finalmente lo más probable es que
conlleve que se le facture más agua, por lo que en muy pocas ocasiones la
renovación del contador es realizada de motu propio. Asimismo, si el servicio es
quien le indica al usuario que debe cambiar su contador, éste puede que no lo
lleve a cabo (y no suele haber acciones sancionadoras si no cumple las
indicaciones del servicio) y si lo cambia instalará el contador más barato posible,
tal como se mencionó anteriormente.
Creemos que la única opción técnicamente sostenible es que el
mantenimiento del parque de contadores sea gestionado por el servicio
municipal de agua potable.
La mayoría de reglamentos y ordenanzas así lo recogen. Veamos algunos
ejemplos:
“Para mantener un parque de contadores actualizado la Entidad suministradora procederá a su
cargo a la sustitución de los contadores que por su antigüedad o estado así lo consideren sus
servicios técnicos.” REGLAMENTO DEL SERVICIO DE ABASTECIMIENTO Y SANEAMIENTO
DE AGUAS DE LA ALMUNIA DE DOÑA GODINA.

“Con independencia de su estado de conservación, ningún contador o aparato de medida
podrá permanecer ininterrumpidamente instalado por un espacio de tiempo superior a diez
años. Transcurrido ese tiempo, los contadores deberán ser sustituidos. A tal efecto, el
Ayuntamiento llevará a cabo las revisiones y cambios que considere necesarios para asegurar
la renovación y el correcto funcionamiento de los contadores sin que sea precisa notificación
expresa al usuario. Cuando el estado de la instalación no permita la sustitución del contador,
será obligación del abonado su reparación dando cuenta posteriormente al Ayuntamiento.”
50
ORDENANZA MUNICIPAL PARA LA ECOEFICIENCIA Y LA CALIDAD DE LA GESTIÓN
INTEGRAL DEL AGUA. AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA.

Establecida esta premisa es patente que el mantenimiento del parque de
contadores debe considerarse como uno más de los costes que debe soportar el
servicio. Por ello debe ser soportado por las tarifas o tasas que reporten los
ingresos ordinarios del mismo. En ocasiones este coste se recupera mediante los
ingresos fijos o variables tarifarios (cuota de servicio y cuota de consumo). Es
bastante habitual, sin embargo, que exista una cuota específica en las tarifas
destinada a sufragar el mantenimiento del parque de contadores y que suele
denominarse “cuota de mantenimiento del contador” o “alquiler del contador”.
En definitiva lo importante es que exista una financiación adecuada para
el mantenimiento del parque de contadores, de forma que el servicio pueda
realizar el mismo de la forma que técnicamente sea más eficiente.

Los contadores de agua con más de ocho años deberán sustituirse

http://www.hoy.es/v/20100211/caceres/contadores-agua-ocho-anos-20100211.html

RECOMENDACIONES BÁSICAS EN LA GESTIÓN DEL PARQUE DE CONTADORES

En ocasiones los documentos académicos sobre gestión de contadores se
centran en aspectos complejos tales como el envejecimiento de los contadores, el
período de vida media que los hace rentables, el cálculo del error medio
ponderado, etc. Sin embargo, en la realidad muchas veces nos encontramos con
problemas mucho más sencillos, que nos impiden gestionar el parque de
contadores de la forma idónea y que no siempre se resuelven de la mejor forma
posible.
Se pretende en este apartado dar una serie de recomendaciones, de
carácter práctico, que nos proporcionarán la base para que la lectura de los
contadores y su mantenimiento se realicen de forma sencilla, rápida y
económica. Para la implantación de las medidas que se proponen es
fundamental la implicación de la administración local, mediante la aprobación
de reglamentos y ordenanzas que den soporte legal a las medidas propuestas.

3.1 Obligatoriedad de la facturación mediante contador
En la mayoría de municipios de Aragón, y en general de toda España, la
facturación del suministro de agua se realiza mediante la medición registrada
por el contador, siendo este sistema el único que permite un adecuado control
técnico del abastecimiento de agua de la población. Es habitual que la
implantación de la medición de los consumos de agua se realizara en algún
momento mediante la aprobación de ordenanzas municipales que obligaran a los
usuarios a instalar o a permitir la instalación de los contadores.
No obstante es bastante frecuente que después de varios años todavía
existan inmuebles a los que ha sido imposible instalar el contador debido a
múltiples circunstancias. Así, en ocasiones son los propios usuarios los que se
niegan a la instalación por considerar que va a ser económicamente perjudicial
para ellos, en otras ocasiones en inmuebles de propiedad horizontal existen
disputas entre los propietarios que bloquean los acuerdos necesarios para
modificar sus instalaciones. Son muchas las circunstancias que causan que esta
situación se perpetúe en el tiempo.
Esto crea un agravio comparativo entre la mayoría de usuarios y estos
pocos a los que no se les ha instalado el contador. Es preciso el soporte de la
autoridad del Ayuntamiento para solucionar esta situación y ello se puede lograr
por diversas vías:
• Instalar el contador en la vía pública aún sin el acuerdo del
usuario. El coste de la instalación se puede repercutir a estos
usuarios si se crea el soporte legal que permita hacerlo.
• Sancionar a aquellos usuarios que se nieguen a cumplir las
ordenanzas. El régimen de sanciones debe estar claramente
definido en las ordenanzas o reglamentos.
• Incrementar las tarifas por consumo de agua a aquellos usuarios
que se niegan a instalar el contador. Estos usuarios, que pagan
una cuota fija, suelen aceptar la instalación del equipo cuando
advierten que no les es rentable la ausencia de medidor.
También es importante extender la medición de consumos a aquellos
suministros que no son facturables, como en la mayoría de casos son los
edificios municipales, parques y jardines. Este registro no tiene ningún reflejo
económico directo, ya que suelen ser consumos que no se facturan, pero es
importante controlarlos, ya que no es extraño que supongan alrededor del
10% del volumen que se inyecta en la red de distribución. Conociendo el
volumen consumido por el ayuntamiento se pueden detectar fugas en las
instalaciones municipales, consumos excesivos, riegos en horas punta, etc.
La corrección de estas anomalías conlleva tanto ahorro de agua como
reducción de los costes del servicio municipal de agua potable.

CONTADORES

Recomendaciones: Es de máxima urgencia que todas las acometidas tengan su contador y que el gestor al tomar la lectura diferencie el uso. Si un contador es más antiguo que 10 años no medirá con precisión, probablemente estemos facturando menos agua de lo que realmente se consume. Además conviene la instalación de contadores en ciertos nudos para identificar la existencia de fugas en la red.

METODOLOGÍA PARA LA EVALUACIÓN DEL ERROR

Metodología para la evaluación del error de medición de un parque de contadores

CONTADORES DE AGUA POTABLE

¿Medidores de agua con contador seco, húmedo o en glicerina?

Los medidores con contador húmedo presentaban una serie de ventajas sobre los de contador seco. Al estar las piezas móviles sumergidas en el agua se conseguía que estas casi flotaran, reduciendo así las fricciones y como consecuencia se obtenía mayor vida útil y menor caudal de arranque. También fue positiva la imposibilidad de cometer fraude, no había acoplamiento magnético(como en los secos) y si alguien intentaba romper o perforar al visor, el agua que salía ponía en evidencia la maniobra. Al estar completamente inundado por el agua de la red no existía posibilidad de empañamiento, que era el principal inconveniente de los contadores secos.

¿Cual era el único punto débil de los contadores húmedos?: Que las pequeñas cantidades de suciedad que arrastraba el agua se iban depositando sobre los rodillos numerados dificultando con el tiempo su lectura.

¿Cual fue la solución?: Mantener la forma constructiva del contador húmedo pero colocar al conjunto de los rodillos numerados dentro de un alojamiento hermético lleno con glicerina.
Así surgió el contador húmedo encapsulado en glicerina.

¿Cual es la vida útil de un medidor de agua?

La vida útil depende de un gran número de factores de distinta incidencia y generalmente interrelacionados entre ellos. Entre los mas importantes se encuentran: La calidad del medidor, el caudal de uso, que no debe superar al caudal nominal establecido por las normas para cada tamaño, el volumen acumulado en el transcurso del tiempo y las características del agua, la que no debe arrastrar sólidos tales como arenas o arcillas que aceleraran el desgaste y podrían también trabar al sistema contador. De menor incidencia son: las condiciones de instalación, las de presión y temperatura, siempre que estas se encuentren dentro de los límites especificados.

Si limitamos la vida útil al período en el cual el medidor se mantiene dentro de las características metrológicas de su clase, debemos pensar tal cual lo hacen en varios países de Europa, en un término de cinco a siete años. Desde otro punto de vista, si consideramos que con el desgaste se produce una subfacturación del consumo que favorece al usuario y el Administrador del Agua considera que de acuerdo a las tarifas vigentes no logrará recuperar el costo del cambio en un plazo razonable, existen estudios que avalan que se puede extender ese período, a tal vez, diez o doce años.

¿Qué problemas crea el aire en la red de distribución de agua potable?

La presencia de aire en las conducciones de distribución de agua, provocada por la interrupción del sistema de alimentación o por una demanda superior a la posibilidad de abastecimiento, genera graves riesgos para la salud de los usuarios, daños a los conductos y errores en el registro de los micro medidores. Al despresurizarse la red, ingresan a ella por los miles de puntos de perdidas, aguas ahora contaminadas, que anteriormente fueron expulsadas cuando la presión era positiva.

Al restablecerse el servicio, la fácil compresibilidad del aire, genera picos de presión (transitorios de presión) que dañan a los conductos creando roturas, nuevas pérdidas y aumentando las existentes.

Sobre los micro medidores el efecto se divide en dos casos:
• Si el aire ingresa a la red por las conexiones domiciliarias (cuando no existen válvula anti retorno) los medidores funcionaran al reves, descontado volumen.
•Restablecido el servicio y si la red no dispone de válvulas de venteo de funcionamiento efectivo, el aire ingresara a los domicilios a traves de los medidores, acusando un falso consumo. Los medidores de tipo volumétrico son los más sensibles al aire por su principio de funcionamiento. Los medidores de tipo velocimétrico, chorro único o múltiple, son menos afectados.