Archivo de la categoría: Aguas Residuales

Reutilizar las aguas residuales

Otro de los temas importantes a tener en cuenta es la gestión de las aguas residuales para su reutilización en la producción agrícola. Cada vez más países, como Egipto, Jordania, México, España o Estados Unidos están explorando vías para dar una segunda vida este recurso. La clave resiste en encontrar la forma de hacerlo de manera segura, eliminando patógenos, elementos químicos, antibióticos y otros residuos que puedan ser perjudiciales para los agricultores o para quienes vayan a consumir finalmente los alimentos producidos con esas aguas.

La investigación en el tratamiento —ya sea de forma natural, humedales, proyectos forestales, o tecnológica, con plantas de descontaminación es el camino para explorar una nueva vía para aprovechar y ahorrar agua. En Jordania, por ejemplo, el agua recuperada ya es un 25% del consumo total en el país.

Anuncios

El uso de aguas residuales

La escasez cada vez mayor de las aguas dulces debido al crecimiento demográfico, a la urbanización y, probablemente, a los cambios climáticos, ha dado lugar al uso creciente de aguas residuales para la agricultura, la acuicultura, la recarga de aguas subterráneas y otras áreas. En algunos casos, las aguas residuales son el único recurso hídrico de las comunidades pobres que subsisten por medio de la agricultura. Si bien el uso de aguas residuales en la agricultura puede aportar beneficios (incluidos los beneficios de salud como una mejor nutrición y provisión de alimentos para muchas viviendas), su uso no controlado generalmente está relacionado con impactos significativos sobre la salud humana. Estos impactos en la salud se pueden minimizar cuando se implementan buenas prácticas de manejo.

Las guías para el uso seguro de aguas residuales en la agricultura deben encontrar el balance justo entre la maximización de los beneficios de salud pública y las ventajas de usar recursos escasos. Es necesario que las Guías sean lo suficientemente flexibles para poder adaptarlas a las condiciones locales, sociales, económicas y ambientales. Además, se deben implementar paralelamente con otras intervenciones de salud como la promoción de la higiene, los servicios de agua potable y saneamiento adecuados y otras medidas de atención primaria de la salud.

En 1989, la OMS publicó las Guías sobre el Uso Seguro de Aguas Residuales en la Agricultura y Acuicultura. Estas guías han repercutido significativamente en el reúso racional de aguas residuales y excretas en todos los países. Actualmente, estas guías se encuentran en revisión y serán publicadas en el año 2004.

El saneamiento, asignatura pendiente

En el terreno del saneamiento, sólo la mitad de la población de países en desarrollo cuenta con un baño, una letrina o un pozo séptico, y en los últimos años los mayores progresos se han registrado en África del norte y en regiones del este y sudeste asiático.

De los 2.600 millones de personas que actualmente no cuentan con ningún servicio de saneamiento (las previsiones indican que al ritmo actual serán 2.700 millones en 2015 por el crecimiento demográfico), una gran parte están concentradas en el sur de Asia y en África subsahariana.

Según estos resultados, el mundo alcanzará el Objetivo de Desarrollo del Milenio relativo a recortar a la mitad el número de personas sin acceso al agua potable para 2025, pero fracasará en un objetivo similar que se había trazado en cuanto a servicios de saneamiento.

Reutilizacion de aguas residuales, mejorar el riego y las prácticas agrícolas.

En los últimos años ha crecido la llamada a una nueva mentalidad en el tratamiento de aguas residuales, haciendo de ellas un recurso. Algunos países, como Singapur, han realizado avances importantes en la reutilización de agua para diferentes usos, incluido el uso como agua potable, reduciendo el consumo de agua y mejorando la autosuficiencia.

Hay que tener en cuenta que el 70 por ciento del agua dulce del mundo se utiliza para la agricultura. La mejora del riego puede reducir de forma importante la diferencia entre la oferta y la demanda, a la par que se asegure la disponibilidad de alimentos.

La Universidad de Almería investiga para crear biorrefinerías a partir de aguas residuales

En las últimas convocatorias del programa estatal Retos-Colaboración para proyectos de I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad se han aprobado dos iniciativas que tienen nombres propios idénticos: Universidad de Almería (UAL), aguas residuales, microalgas y biorrefinería. En PurAlga, la UAL trabaja con el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) en el aprovechamiento de nutrientes presentes en aguas residuales agroalimentarias para obtener bioproductos. Edarsol lo coordina la Universitat Politécnica de Catalunya y el objetivo es desarrollar procesos de depuración de aguas residuales empleando consorcios de microalgas y bacterias que transformen los contaminantes en biofertilizantes y biogás.

PurAlga es un proyecto Retos de la Sociedad que propone el aprovechamiento de los nutrientes presentes en aguas residuales agroalimentarias (se está trabajando ya con los purines de granjas de cerdos) para la obtención de bioproductos de forma económica y ambientalmente sostenible. “Se integrarán así el tratamiento de las aguas residuales agroalimentarias, la producción de biomasa y su valorización bajo el concepto de biorrefinería, y se determinará la sostenibilidad económico-ambiental de los procesos propuestos mediante el análisis del ciclo de vida”, explican en la ficha del proyecto.

Uno de los primeros estudios se centra en el análisis de las condiciones de tratamiento de las aguas residuales, empleando consorcios de microalgas y bacterias que proporcionen un efluente que cumpla con los límites de vertido. Cumplida la fase de la depuración, queda la de la optimizando de la producción de biomasa algal, para lo que se investigarán diferentes alternativas de valorización: pienso en acuicultura, fertilizante, producción de biogás y aprovechamiento de cada una de las fracciones que la componen en procesos integrados.

En el proyecto participan el Itacyl como coordinador, la Universidad de Valladolid y la UAL. También están integrados en el equipo investigador la Universidad de León, dentro del subproyecto del Itacyl, y la Fundación Cajamar, que participa en el subproyecto de la UAL. El proyecto está financiado por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria y cuenta con cofinanciación del Feder 2014-2020, en el marco del programa estatal de I+D+i orientada a los Retos de la Sociedad. Se inició en octubre de 2014 y tendrá una duración de tres años.

Más consorcios de microalgas y bacterias
Edarsol se ha puesto en marcha más recientemente, ya que se recibió confirmación oficial de la aprobación por parte del Ministerio de Economía y Competitividad el 4 de junio de 2015. El proyecto está coordinado por Gabriel Acién, investigador del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario de la UAL, y fue presentado por esta universidad y la Politécnica de Catalunya. También participan en Edarsol las empresas Aqualia, Biorizon, FCTECNICS y AlgaEnergy, junto con la asociación ecologista Posidonia, “cuya implicación en el proyecto permitirá enfocar mejor su desarrollo hacia la aplicación de los logros del mismo”, informan desde la UAL.

Con un concepto y desarrollo similares a los de PurAlga, el objetivo es “desarrollar procesos sostenibles de depuración de aguas residuales, empleando consorcios de microalgas y bacterias, que transformen los contaminantes contenidos en dichas aguas en productos de interés (biofertilizantes, biogás), obteniéndose un agua regenerada apta para su reutilización”. Y subrayan que “no se plantea dar una solución única al problema sino el desarrollo de un catálogo de herramientas que permitan abordar la implantación de este tipo de procesos con mayor eficiencia y seguridad”.

Hoy dia mundial del retrete.

Este año, el Día Mundial del Retrete se centra en el vínculo entre el saneamiento y la nutrición para llamar a la atención sobre la importancia de los aseos a la hora de tener una mejor nutrición y una mejor salud. La falta de acceso al agua potable y letrinas, junto con la ausencia de buenas prácticas de higiene, son algunas de las causas subyacentes de una mala nutrición.

El objetivo de este Día es crear conciencia acerca de las personas que no tiene acceso a un retrete en todo el mundo, a pesar de ser un derecho humano el disponer de agua potable y un buen saneamiento.

En este Día se anima a todo el mundo a ayudar a promover la idea de que aún queda mucho por hacer. Para ellos se sugiere la organización de exposiciones, escribir una canción sobre el retrete, ofrecer una cena o dibujar una caricatura, cualquier cosa que demuestre que no podemos esperar más y que todo el mundo debe tener acceso a un retrete.

¿A quien le falta un pozo y un retrete?

http://elpais.com/elpais/2015/07/16/media/1437047282_718178.html