Contaminación y degradación de las reservas hídricas.

El ser humano, en la mayor parte de sus actividades, necesita agua fresca para asegurar su subsistencia. Sin embargo, muchas actividades humanas contribuyen a la reducción de esta agua, especialmente con la contaminación de los ríos y manantiales que se vuelven inutilizables en un corto período de tiempo. Una de las formas más frecuentes en que esto sucede es la contaminación generada por el depósito de aguas residuales o la contaminación excesiva de las ciudades. En los lugares donde el saneamiento ambiental no es apropiado, la imagen se vuelve aún más dramática. Aunque grandes ciudades tienen importantes caudales como ríos, el espacio urbano acelera una crisis de agua en la zona. En las zonas de los acuíferos y las aguas subterráneas, la contaminación del suelo conduce a menudo a envenenar la capa freática, lo que afecta a la obtención de agua mineral. Por lo tanto, la conservación de algunos recursos de agua también depende del mantenimiento de los suelos y su no contaminación, lo que nos lleva al siguiente tópico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s