El ahorro está en tus manos

En España se consume menos agua que hace 10 años. Son varios los informes que apuntan en esta dirección, entre ellos el estudio Aquae Papers 6. La reducción del consumo del agua en España: causas y tendencias, editado por la Fundación Aquae. Según sus cálculos entre 2007 y 2013 el consumo de agua potable en España se ha reducido en torno al 12%, en parte por la crisis, pero también porque la población ha alcanzado una mayor conciencia de ahorro.

Las innovaciones técnicas, los cambios demográficos, una mayor eficiencia en la red de abastecimiento, la reutilización del agua, las condiciones climáticas y la crisis económica son otros factores que han influido en la reducción del consumo.

Aunque el informe detalla el consumo de agua potable de Alicante y de los municipios del área metropolitana de Barcelona entre 2007-2013 sus autores aseguran que sus resultados son extrapolables al resto de España.

En las encuestas que realizaron a los grandes consumidores de agua (sector industrial) también se observó una tendencia a la baja. El 83% de los entrevistados afirmó que en los últimos cinco años había modificado la gestión del agua en su empresa con el fin de reducir el consumo de agua. En la mayoría de los casos los motivos del cambio de conducta fueron económicos (60%) aunque un 40% adujo razones de concienciación ambiental o reconoció la instalación de dispositivos y tecnologías más eficientes.

Los sistemas de grifería y los electrodomésticos han protagonizado las innovaciones técnicas más ahorradoras. Una lavadora o un lavavajillas más eficiente supone un ahorros de agua de entre el 40% y el 60% respecto a los modelos convencionales. Pero para elegirlos en el momento de compra se necesita que el consumidor tenga disposición e interés por ahorrar, una circunstancia que no hace más que aumentar en los países del llamado Primer Mundo desde mediados de los años 80 y que se ha traducido en cambios en los hábitos de higiene personal (no dejar el grifo abierto mientras te cepillas los dientes, por ejemplo) o en la rápida reparación de fugas o goteos de los grifos.

El envejecimiento de la población también favorece un menor consumo de agua. Las personas mayores son más conservadoras en sus hábitos de consumo de agua que los jóvenes. Se estima que una persona mayor de 65 años consume un 25% menos de agua que un adulto del segmento de edad anterior (menor de 65).

Pero al parecer el factor fundamental ha sido el impacto en el bolsillo de los excesos con el consumo de agua. El incremento de la factura final pagada por el usuario unido a una circunstancia de crisis económica y bajada del ingreso percápita ha hecho que muchas familias y empresas tomen medidas de ahorro. El informe asegura que las tarifas con precios progresivos que penalizan a partir de un determinado umbral de consumo favorecen la concienciación y el ahorro de agua.

Sin embargo, los expertos advierten de que muchas de las circunstancias que han favorecido el ahorro de agua pueden ser de “naturaleza reversible”. Es decir, la recuperación económica volverá a traer algunos de los malos hábitos que se corrigieron durante la crisis para cuidar el bolsillo.

Sin embargo, unos pequeños cambios de hábitos pueden tener un gran impacto en el ahorro sin suponer ni mucho menos una caída de la calidad de vida. Repasemos por parcelas de su vida qué puede usted seguir haciendo para consumir menos agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s