¿Es el calentamiento global el responsable de la falta de agua en la zona oeste de Estados Unidos?

Un nuevo estudio del gobierno sugiere que gran parte del suministro de agua de esta zona se ve amenazada a medida que las altas temperaturas derriten al año cada vez más cantidad de nieve de la que provocan las precipitaciones.

Durante la primavera, la nieve y el hielo de las Montañas Rocosas llenan hasta el 80 por ciento de las cuencas de los rios Columbia, Missouri y Colorado.

Estas tres cuencas constituyen el suministro principal de agua de cerca de 70 millones de personas en un área afectada por la sequía que incluye Denver, Las Vegas, Los Ángeles y Salt Lake City.

El nuevo estudio, realizado por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) confirma el origen de las sequías: el manto de nieve ha disminuido durante las últimas décadas.

Es más, el 60 por ciento de esta disminución es debido al calentamiento provocado por los gases de efecto invernadero, según los investigadores.

La clave: los anillos de los árboles.

Los científicos del Servicio Geológico de Estados Unidos estudiaron los anillos de los troncos de los árboles de cien o más años de antigüedad y señalaron que los anillos más estrechos confirman años de lento crecimiento y escasez de agua.

Debido a la abundancia de anillos estrechos en los árboles más recientes, el investigador que dirigió el estudio, Gregory Pederson, ecologista del Northern Rocky Mountain Science Center  de Bozeman (Montana), afirmó que «los últimos 20 y 30 años fueron más intensos que los últimos 800» en cuanto a pérdida de nieve.

«Este estudio confirma investigaciones anteriores que afirmaban que el calor provocado por el hombre ha tenido un fuerte impacto en las reservas de nieve desde 1980».

Según Pederson, la disminución de la reserva de nieve no se debe únicamente a la temperatura natural y a los ciclos de precipitaciones.

Otro estudio que observó anillos similares en los árboles describió los siglos XIV y XV como periodos de temperaturas más altas de lo normal en el Oeste. La temperatura bajó más tarde, pero ahora, comenta Pederson, «no podemos esperar que esto vuelva a ocurrir». «Es un grave problema en la zona Occidental», añadió.

«Probablemente el periodo posterior a 1980 fue el punto de inflexión, lo que quiere decir que cuando lleguemos a los veranos secos y cálidos habrá menos agua en reserva».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s