Archivo mensual: junio 2015

Agua y desarrollo sostenible

El agua está en el centro del desarrollo sostenible y resulta fundamental para el desarrollo socio-económico, unos ecosistemas saludables y la supervivencia humana. El agua resulta vital a la hora de reducir la carga mundial de enfermedades y para mejorar la salud, el bienestar y la productividad de las poblaciones así como para la producción y la preservación de una serie de beneficios y servicios de los que gozan las personas. El agua también está en el corazón de la adaptación al cambio climático, sirviendo de vínculo crucial entre el sistema climático, la sociedad humana y el medio ambiente.

El agua es un recurso limitado e insustituible que es clave para el bienestar humano y solo funciona como recurso renovable si está bien gestionado. Hoy en día, más de 1.700 millones de personas viven en cuencas fluviales en las que su uso supera la recarga natural, una tendencia que indica que dos tercios de la población mundial podría vivir en países con escasez de agua para 2025. El agua puede suponer un serio desafío para el desarrollo sostenible pero, gestionada de manera eficiente y equitativa, el agua puede jugar un papel facilitador clave en el fortalecimiento de la resiliencia de los sistemas sociales, económicos y ambientales a la luz de unos cambios rápidos e imprevisibles.

En portada la crisis del agua.

  • Solo el 3% del agua que nos rodea es dulce y apta para el consumo
  • Este recurso imprescindible para la vida es uno de los bienes más maltratados
  • Abordamos los desafíos para garantizar, a corto plazo, el acceso al agua
  • Las crisis del agua se estrena el jueves 14 de mayo a las 23.40 h en La 2

Asia, el continente más poblado del planeta pasa sed. Sao Paulo, -sede de uno de los grandes centros financieros del mundo y la mayor ciudad de Brasil, el país con mayores reservas hídricas del mundo-, pasa sed. En muchos países de África la principal ocupación de las mujeres es la búsqueda diaria del agua. En Oriente Medio, comunidades como Israel y Palestina han hecho del agua un campo de batalla. En México se riega con aguas negras mal recicladas.

El agua, partícula imprescindible para los seres vivos y para el desarrollo humano, es uno de los bienes más maltratados. Todo el mundo la necesita, pero casi nadie aplica las medidas básicas para cuidar y conservar el elixir de la vida.

Vivimos rodeados de agua, pero menos de un 3% es dulce y disponible para el consumo. La concentración de la población mundial en grandes megalópolis y el cambio climático, con su influencia en los ciclos de lluvia y en la agricultura, obligarán a revisar, más pronto que tarde, las políticas del agua.

California aprueba histórica oferta de agricultores sobre uso de agua

http://noticias.univision.com/article/2343351/2015-05-22/estados-unidos/noticias/california-aprueba-historica-oferta-agricultores-uso-agua

Desarrollo sostenible, agua, y …

La agricultura es, con diferencia, el mayor consumidor de agua a nivel mundial, representando el 70% de las extracciones de agua en todo el mundo, aunque esta cifra varía considerablemente entre países. La agricultura de secano es el sistema de producción agrícola predominante en todo el mundo y su productividad actual es, en promedio, un poco más de la mitad del potencial a obtener sobre una gestión agrícola óptima. Para 2050, la agricultura tendrá que producir un 60% más de alimentos a nivel mundial y un 100% más en los países en vías de desarrollo.

La industria y la energía juntas representan el 20% de la demanda de agua. Los países más desarrollados tienen una proporción mucho mayor de extracciones de agua dulce para la industria que los países menos desarrollados, donde predomina la agricultura. El equilibrio entre los requisitos de sostenibilidad frente a la visión convencional de la producción industrial en masa crea una serie de interrogantes para la industria. A gran escala, la globalización y la forma de extender los beneficios de la industrialización a todo el mundo equitativamente y sin impactos insostenibles sobre el agua y otros recursos naturales es la cuestión clave.

El sector doméstico representa el 10% del uso total de agua. Y, en todo el mundo, se estima que 748 millones de personas siguen sin tener acceso a una fuente mejorada de agua y que 2.500 millones siguen sin acceso a unos servicios de saneamiento mejorados.

Ciudades. Más de la mitad de la población ya vive en áreas urbanas y, para 2050, se espera que más de dos tercios de una población mundial de 9.000 millones viva en ciudades. Por otra parte, la mayor parte de este crecimiento ocurrirá en los países en vías de desarrollo, que tienen una capacidad limitada para hacer frente a estos rápidos cambios. El crecimiento también dará lugar a un aumento del número de personas que viven en barrios marginales y que suelen sufrir unas condiciones de vida muy pobres, sin acceso o con un acceso inadecuado a agua y saneamiento. Por lo tanto, el desarrollo de los recursos hídricos para el crecimiento económico, la equidad social y la sostenibilidad ambiental está estrechamente vinculado con el desarrollo sostenible de las ciudades.

Los ecosistemas. Quizás el reto más importante para el desarrollo sostenible que ha surgido en las últimas décadas es el alcance de la crisis ecológica global, que se está convirtiendo en una barrera para el desarrollo humano. Desde el punto de vista ecológico, los esfuerzos para un desarrollo sostenible no han tenido éxito. La degradación del medio ambiente mundial ha alcanzado un nivel crítico, con los principales ecosistemas acercándose a límites que podrían desencadenar un colapso masivo. La creciente comprensión de los límites planetarios globales, que deben ser respetados para proteger los sistemas de soporte de la vida de la Tierra, tiene que ser la base del futuro marco de desarrollo sostenible.

Sabías que…?

•Más de 1.700 millones de personas viven actualmente en cuencas fluviales en las que la tasa de uso del agua es superior a la de recarga, lo que lleva a la desecación de los ríos, el agotamiento de las aguas subterráneas y la degradación de los ecosistemas y los servicios que prestan.
•A medida que los países se desarrollan y la población crece, se prevé que la demanda mundial de agua (en términos de extracción) aumente en un 55% para 2050. Ya en 2025, dos tercios de la población mundial podría estar viviendo en países con problemas de agua si persisten los patrones de consumo actuales.
•Las pérdidas económicas de un suministro inadecuado de agua y saneamiento se estiman en un 1,5% del producto interior bruto de los países, según un estudio de la OMS relacionado con el cumplimiento de los ODM.
•Según algunas estimaciones, más del 80% de las aguas residuales se vierten a los cursos de agua sin tratamiento.
•Los desastres relacionados con el agua son los más económica y socialmente destructivos de todos los desastres naturales. Desde la primera Cumbre de la Tierra de Río en 1992 las inundaciones, las sequías y las tormentas han afectado a 4.200 millones de personas (95% de todas las personas afectadas por desastres) y causó 1,3 billones de dólares USD en daños (63% de todos los daños).

La misteriosa ciudad abandonada que nace del agua

http://www.abc.es/viajar/20150523/abci-misteriosa-ciudad-abandonada-201505211800.html

Los pantanos latinoamericanos pueden proteger contra inundaciones

http://internacional.elpais.com/internacional/2015/04/22/actualidad/1429729114_130171.html

Los problemas de agua son problemas

Dos problemas principales del agua están afectando a la sostenibilidad
de los asentamientos humanos en diferentes regiones: la falta
de acceso al agua y saneamiento y el aumento de los desastres
relacionados con el agua. Estos problemas tienen inconmensurables
consecuencias sobre la salud y bienestar, la seguridad, el medio
ambiente, el crecimiento económico y el desarrollo.
Aunque la cobertura del abastecimiento de agua y del saneamiento
aumentó entre 1998 y 2008, el crecimiento de la población urbana
mundial pone en peligro esos resultados. Por ejemplo, debido en
parte al rápido incremento de la población urbana, un número
creciente de personas en las zonas urbanas defecan al aire libre
(JMP, 2010, p. 22).
Graves desastres relacionados con el agua, tales como las inundaciones,
las sequías, los tsunamis, los vendavales, los deslizamientos
de tierra, las grandes mareas, las enfermedades transmitidas por el
agua y las epidemias han aumentado desde principios del siglo XXI.
Además, la variabilidad y el cambio del clima está afectando ya a los
recursos hídricos y a su gestión en diversas regiones.
Los alcaldes, los líderes locales y regionales y los responsables
de la toma de decisiones de alto nivel deben reconocer la
urgencia de los problemas relacionados con el agua a que
se enfrentan varias regiones del mundo, así como el trabajo
innovador en muchos países.
Los líderes y los responsables de la toma de decisiones de alto
nivel tienen que dar un paso adelante y comprometerse a hacer
una diferencia real al elevar el tema del agua a la cabeza de la
agenda política y trabajar juntos para resolver los problemas de
agua de nuestras ciudades que crecen cada vez más rápido.
Esto es imprescindible a fin de apoyar los esfuerzos para el
desarrollo y la reducción de la pobreza!

“El déficit de inversión está afectando de manera muy especial a las redes urbanas de agua”

Fernando Morcillo, presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), ha intervenido hoy en Madrid en la Jornada Técnica “El agua: una necesidad y una infraestructura vital para las Smart Cities del siglo XXI”, organizada por la Asociación Ibérica de Tecnología SIN Zanja (IbSTT) en colaboración con la Universidad Pontificia de Comillas ICAI-ICADE.

Durante su intervención, Fernando Morcillo ha resaltado que el déficit de inversión en infraestructuras del agua afecta de manera especial a las redes de saneamiento, ya que, las infraestructuras que cuentan con más de 30 años suponen un 43% en poblaciones de entre 50.000-100.000, el 34% en poblaciones de más de 100.000 habitantes, cifra que se eleva hasta el 54% en áreas metropolitanas.

Asimismo, el presidente de AEAS ha afirmado que el porcentaje de renovación de la red de distribución (abastecimiento) se sitúa en un 1% (unos 1.550 km. aprox.), la mitad de lo aconsejable, por lo que también es necesario intensificar su reemplazo lo antes posible.

Por otro lado, Fernando Morcillo ha recordado alguno de los retos coyunturales a los que se enfrenta el sector del agua, como por ejemplo la cobertura de costes y la armonización de tarifas, entre otros. En ese sentido, el presidente de AEAS ha señalado que sería conveniente una configuración armónica de las estructuras de las tarifas de los servicios urbanos de agua y ha afirmado que los costes y los precios deben equilibrarse si queremos disponer de unos servicios con garantía de calidad y cantidad.

Por último, ha recordado que, en contra de lo que ordena la normativa europea, actualmente no se recuperan los costes, por lo que dicha recuperación deberían ir aumentando progresivamente para adaptarse a esta normativa y al incremento de la demanda. Además, ha concluido, al igual que sucede en otros países europeos, y para garantizar la sostenibilidad de los servicios, la cobertura de costes debería hacerse por medio de la tarifa, de manera paulatina, sin que ello repercuta de manera significativa en las economías familiares.

La comunidad que se muere de sed

Un niño de tres años murió el viernes pasado por desnutrición en La Uribia, un pueblo de Colombia ubicado en el departamento de La Guajira, habitado en su mayoría por la población indígena Wayúu. La falta de agua en los últimos años se ha llevado la vida de casi 5.000 niños, según Javier Rojas, líder de la Asociación de Autoridades Tradicionales Indígenas Wayúu Shipia Wayúu. Las más de 400.000 personas que conforman esta comunidad viven los 365 días del año con temperaturas de entre 35 y 42 grados, sin agua. Desde que se instaló hace más de 10 años una empresa minera en la región, han ido disminuyendo las garantías para que se pueda tener acceso al líquido. Las muertes hacen evidente el drama que allí se vive.

El caso ya llegó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que pidió el pasado miércoles al Gobierno colombiano que explique qué medidas ha tomado para atender a esa comunidad y el seguimiento que ha hecho a la crisis alimentaria que también afecta a esos indígenas. Al final del proceso, según Carolina Sáchica, la abogada que lleva el caso en representación de los Wayúu, se espera la recuperación del agua proveniente del recurso hídrico más grande de la zona, el río Ranchería, que fue represado para el uso exclusivo de empresas dedicadas a la explotación de minas de carbón.

Gonzalo Guillén, periodista colombiano, documentó en imágenes lo que viven los Wayúu y ahora la CIDH las estudia como parte de las pruebas para resolver el proceso. Bajo el nombre El río que se robaron, Guillén repasa lo que significa para esta comunidad vivir sin agua. “La mayoría de la población habla su propia lengua, muy pocos entienden el español, lo que les dificulta comunicarse con funcionarios cuando intentan reclamar o buscar una solución. Se sienten discriminados, abandonados”, explica.