Curiosidades científicas que no sirven para nada I.

Hay diversas cosas que utilizamos y vemos a diario que nos generan mucho interés y curiosidad, y de las cuales, desconocemos todo un mundo. Sin embargo, no siempre su respuesta resulta ser sumamente profunda

¿Por qué el cielo es azul? ¿Por qué el agua está compuesta por dos partículas de hidrógeno y una de oxígeno? Son algunas de las cientos de preguntas que nos hacemos a diario cuando miramos a muestro alrededor. 

El Universo y todo lo que le rodea es algo tan complejo que es normal que nos genere curiosidad, una serie de inquietudes y dudas; algunas resultan difíciles de descubrir, mientras que de otras, su respuesta, es más sencilla de lo que parece. 

1. ¿La huella de Neil Armstrong que dejó al pisar la luna continúa en el sitio? El recuerdo histórico de la llegada del hombre por primera ocasión a la superficie lunar es algo que permanecerá allí por miles de años, debido a que la Luna, como explica diariociencia.blogpost.com, no tiene atmósfera y por lo tanto, no se da como tal algún tipo de erosión y otros fenómenos naturales que pudieran borrarla por completo. 

2. ¿Por qué en algunos relojes se escribe IIII en vez de IV? Algunos pensarán al ver un reloj como éstos que quién lo hizo, cometió un error, pero inforeloj.com aclara que se debe por varias cosas: cuestiones de armonía, porque los antiguos romanos eran muy supersticiosos y el número IV se relacionaba con Júpiter, así que redefinieron la numeración en cierto tipo de casos. 

3. ¿Se puede cuadrar un círculo? Por ahí del año 500 a.C., Anaxágoras tomó una regla y un compás y comenzó a hacer una serie de trazos para conseguir que un cuadrado tuviera un área semejante a la de un círculo, cosa que no pudo conseguir.Hasta el momento, no existe método matemático con el cual se pueda obtener la solución a este problema geométrico. 

4. ¿Las cobijas no calientan? Nuestro cuerpo percibe la baja de temperatura y siente frío precisamente porque perdemos calor. En realidad, las cobijas no son una fuente de energía, sino más bien lo único que hacen es evitar el paso de aquellas corrientes que nos hagan mella en la temperatura corporal. Podríamos decir en realidad que una cobija tiene una función aislante, más no térmica. 

5. ¿Por qué se usa la X en operaciones matemáticas? En tiempos remotos, los árabes utilizaron la palabra shei para referirse a la incógnita en una operación matemática; en la época renacentista, se adoptó esta palabra y se castellanizó como xei, señala anfrix.com. René Descartes, en su ensayo “La Geometrie” simplificó la palabra y el término quedó en una simple “X”, la cual utilizamos hasta nuestros días. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s