Cómo mejorar el consumo de agua

Según algunos especialistas este consumo podría reducirse hasta en un 36 %, por persona y día, con pequeños cambios en los hábitos de consumo, dando lugar a un uso más eficiente del agua y sin dejar de tener cubiertas las necesidades básicas.

Actualmente, la mayor parte del agua que se gasta en un hogar medio se hace en la ducha (61,4 litros), al tirar de la cisterna (46,1 litros), en el lavado de la ropa (33,80 litros), en la cocina y limpieza (19,50 litros) y en la limpieza (10,20 litros.).

La disponibilidad de agua potable es un bien que no estamos acostumbrados a valorar. Poca gente se ha planteado alguna vez que sería de nuestra vida cotidiana si este agua un día dejara de salir por el grifo.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Previamente deberiamos conocer cual es nuestro actual consumo de agua, por persona y día, y compararlo con el consumo medio por habitante.

A continuación, y tras aplicar algunas de las acciones que se van a proponer a continuación, sería interesante hacer un seguimiento de este consumo y valorar en un plazo de un año, la reducción del mismo.

-Cuarto de baño.- Es el lugar donde más agua consumimos. El 65 % del total.

Revisar las instalaciones y verificar que no tienen fugas. Un inodoro que tiene una fuga puede gastar unos 200.000 litros/año.
Se gasta menos agua duchándose que bañándose.
Cerrar el grifo mientras se enjabona, durante el afeitado o el cepillado de los dientes.
No emplear el inodoro como papelera.
Utilizar grifos monomandos, en lugar de los tradicionales de ruleta (uno para caliente y otro para fría).
Instalar en tuberias dispositivos reductores de caudal. Permite fijar el consumo de agua. Por ejemplo: 8 litros/minuto en lugar de 15 litros/minuto en grifos o 10 litros/minuto en lugar de 20 litros/minuto en duchas.
Instalar en los grifos dispositivos aireadores/perlizadores. Ahorran hasta un 40 % de agua.
Instalar cisternas con sistemas de doble descarga y de interrupción de descarga.
-En la cocina.- En esta zona de la vivienda el consumo total representa el 30 %.

Comprobar que los grifos no tienen pequeñas fugas o goteos. El goteo representa un gasto de unos 30 litros de agua/día, es decir, unos 10.000 litros de agua al año.
No descongelar los alimentos bajo el chorro del agua.
Utiilzar el lavavajillas y la lavadora a plena carga.
Si se friega la vajilla a mano, no hacerlo con el grifo abierto y utilizando una pila para enjabonar y otra para aclarar.
Adquirir, siempre que sea posible, lavavajillas y lavadoras eficientes.
Instalar aireadores y reductores de caudal en grifos y tuberías.
-Fuera de casa.- El uso del agua fuera de casa puede aumentar el consumo doméstico en al menos un 50 %.

Si lavamos el coche, se recomienda utilizar túneles de lavado, ya que este método supone un gasto de unos 35 litros frente a los 200 litros que podría suponer un lavado manual con manguera sin corte automático.
Espaciar lo máximo posible los lavados del coche, por ejemplo, una vez al mes.
Para la limpieza de calles y patios del jardín, el uso de escoba y recogedor, supone ahorrar unos 200 litros frente a una limpieza con manguera.

Seleccionar especies vegetales autóctonas y que resistan bien la falta de agua.
Reducir las zonas de cesped, sustituyéndola por plantas tapiz o arbustos cuyas exigencias de riego sean menores.
Recubrir las zonas de jardín con piedras, gravas o cortezas de árbol para reducir las pérdidas por evaporación.
Seleccionar un sistema de riego localizado: goteo y exudación.
Regar el jardín en las horas de menos calor, para evitar la evaporación.
Utilizar sistemas de recogida del agua de lluvia para reutilizarla en el riego: algibes, barriles o bidones. Por ejemplo: sistema de recogida a traves de la red horizontal de recogida de aguas pluviales de la vivienda.
Reutilización doméstica de las aguas grises: Existen dispositivos en el mercado que facilitan la reutilización de aguas grises, es decir, aguas ligeramente sucias provenientes de la bañera, lavabos, lavadora,etc. Disminuimos así, por un lado el uso de agua potable para regar el jardín, y por otro, reducimos el vertido de aguas residuales.
En definitiva, las pequeñas acciones propuestas anteriormente, realizadas en su totalidad o parcialmente, según las posibilidades de cada uno, generarían un importante ahorro en el consumo doméstico de agua del que todos nos veríamos beneficiados.

Por lo tanto, dada la importante escasez hídrica que padecemos, la cual se manifiesta de forma más acusada en los meses de verano, es importantísimo que las instituciones públicas realicen, en este sentido, una labor de información y concienciación ciudadana que promuevan unos hábitos y costumbres del uso del agua basados en el ahorro y en la gestión racional de la misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s