Vila dejará a 11 municipios sin agua del canal Segarra-Garrigues

El polémico proyecto para abastecer con agua proveniente del canal Segarra-Garrigues a varios municipios de las comarcas de la Segarra, el Urgell, la Conca de Barberà y la Anoia, también sufrirá los recortes de la Generalitat. El consejero de Territorio, Santi Vila, ha presentado hoy una modificación que rebajará de 30 millones de euros a 18 millones el coste de la obra. Un tijeretazo que reducirá de 43 a 32 los municipios beneficiados.

El proyecto aprobado en 2009 entre la Agencia Catalana del Agua (ACA) y Acuaebro, sociedad del Gobierno central encargada de gestionar las obras en la cuenca del Ebro, tenía como objetivo garantizar el suministro de agua a alrededor de 62.000 ciudadanos de municipios con “problemas de abastecimiento”. Con la nueva propuesta de Vila, casi 20.000 personas se quedarán sin agua del Segarra-Garrigues, un canal diseñado en un principio para potenciar la actividad agrícola en la provincia de Lleida, y que en los últimos años ha recibido multitud de críticas de plataformas para la defensa del Ebro e incluso de trabajadores de la ACA, que consideran que el canal servirá en un futuro para trasvasar agua a la zona metropolitana de Barcelona.

El ahorro estimado con el nuevo proyecto, según en el estudio presentado por Vila, proviene de la utilización de materiales más baratos, la reducción del diámetro de la canalización, minimizar el volumen de los depósitos y la cancelación temporal del ramal de Guissona.

Vila ha retomado su tira y afloja con el Gobierno central sobre la financiación de las obras del canal Segarra-Garrigues. El Consejero ha recordado el compromiso inicial de Acuaebro de pagar la mitad de las obras (15 millones de euros). El ente gestor de la cuenca del Ebro exigió en 2011 que la ACA avalara su parte de la obra para garantizar la financiación. Vila ha criticado que durante los últimos tres años el Gobierno central no ha destinado ninguna partida presupuestaria para iniciar las obras y ha ha recordado que la agencia catalana ya pagó en 2008 los 8 millones de euros que costó la potabilizadora de Ratera, “pieza angular de la obra”.

Entre los 43 municipios que hay en el proyecto original, 29 de ellos se abastecen de agua proveniente del canal de Urgell y los restantes de pozos, lo que condiciona el suministro y la potabilidad del agua. “Las localidades de la Vall Riucorb se han desinteresado en el proyecto y las de Vall del Llobregós han encontrado otras soluciones”, asegura el Gobierno catalán. La nueva propuesta de la Generalitat mantiene los cuatro municipios incluidos en el proyecto inicial cuyo ámbito territorial se encuentra tanto en la cuenca del Ebro como en las cuencas internas de Cataluña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s