Trucos para vivir en una casa que ahorra

1, 2, 3, 4, 5… Así hasta 45 segundos, de media, que tarda en calentarse el agua de la ducha. Y en cada minuto que el grifo está abierto se gastan 12 litros. Jaime Palma, que vive en un piso de 200 metros cuadrados en Alicante, esperaba hasta 10 minutos para que se calentara el agua del baño, situado al otro lado del termo eléctrico, instalado en la cocina. De un golpe de grifo, 240 litros de agua gastados: “Tanto a mi mujer como a mí nos daba tiempo a desayunar mientras calentamos el agua y nos parecía un gasto enorme, además de poco ecológico”, explica Palma, jefe de zona de una financiera.

A la falta de conciencia medioambiental en la construcción de una casa, aparejada a una mala distribución de los elementos y de los edificios ya construidos que no cumplen con el certificado de eficiencia energética, se suma el precio de la luz, de gas y el desperdicio de agua y energía, que hacen que cada vez sean más las razones para encontrar métodos sostenibles, además de ecológicos y eficientes, que ayuden a ahorrar en energía y dinero sin salir de casa. De aquí que el encaje de bolillos de una familia española pase por tejer lo mejor posible los gastos básicos: el presupuesto que se destina a vivienda, electricidad, agua y combustibles supone el 32,3% del gasto total de un hogar en 2012, según la Encuesta de presupuestos familiares del Instituto Nacional de Estadística (INE). La Organización de consumidores y usuarios (OCU) estima que una familia gasta 800 euros anuales en el hogar.

El agua, ese bien finito

En la higiene personal es donde se centra el uso del agua en el hogar, según Ileana Izverniceanu, portavoz de OCU. Ahí se gasta un 36%, seguido de la que se usa en un retrete (32%) o en la lavadora y lavavajillas (18%). Pero el agua no se transforma, como la energía, ni es un bien infinito. “No tenemos prejuicios medioambientales. Nadie nos ha dicho que es de mala educación malgastar agua, como sí nos dijeron que eructar en las comidas en nuestra cultura sí lo es”, ejemplifica Luis de Garridos, director del máster avanzado en arquitectura sostenible y bioclimática de la Asociación Nacional de Arquitectura Sostenible (ANAS).

Más allá de los gestos ecológicos, como cerrar el grifo durante los tiempos muertos (en la ducha, en el afeitado o en el cepillado de los dientes), como recomienda la OCU, y que también ahorran, existen dispositivos que ofrecen soluciones a estos minutos en los que el agua se escapa por el grifo y se desperdicia, como los que contaba Jaime Palma. Y que ya utiliza en su casa.

AquaReturn es un electrodoméstico que reconduce el agua fría hacía su grifo y deja pasar la caliente cuando considera que ha llegado a la temperatura correcta, unos 35 grados. De esta manera, según su inventor, Alfonso Cuervo-Arango, una familia de cuatro miembros que “abran el grifo dos veces al día” ahorran “32.000 litros de agua anuales”. En la factura también hay ahorro, después de la instalación de este aparato, que es una patente española y de la que ya se han vendido 800 equipos: “Nos podemos ahorrar 130 euros de agua y gas anuales”, asegura su inventor. Esa reducción de agua y de energía redunda también, como asevera Cuervo-Arango, en una mejor educación medioambiental: “El efecto educativo de concienciar a alguien a través de este aparato me reconforta tanto como su venta”.

Metros de naturaleza en tu salón

El buen aislamiento de las paredes en una vivienda es uno de los elementos fundamentales a la hora de ahorrar energía en casa, además de incidir en el medio ambiente: el uso indiscriminado del aire acondicionado, y a temperaturas demasiado elevadas, puede llegar a subir la temperatura de una ciudad como Madrid hasta dos grados, según un estudio de Ecologistas en Acción. No hay que olvidar que los aparatos de climatización consumen más energía eléctrica y emiten más CO2 a la atmósfera y esto agrava el calentamiento global, además de resentirse el bolsillo cuando llega la factura de la luz.

Para paliar los problemas de los edificios mal aislados, además de integrar la naturaleza en los edificios, que aporta numerosos beneficios ambientales, energéticos y sensoriales, dos arquitectos y tres ingenieros agrónomos, todos procedentes de un equipo de investigación de la Universidad de Sevilla, han ideado una manera “verde y divertida” de mejorar el aislamiento de la fachada de un edificio a bajo coste: unos jardines verticales que puedes hacer tú mismo. A través de un sistema de módulos que se unen y cuelgan de la pared donde se desee instalar, se conecta a un punto de agua, con la ventaja de que es posible automatizar y domotizar el funcionamiento del sistema de riego, y se plantan las especies más adecuadas para cada clima y zona.

Este termostato natural que ha patentado esta empresa sirve también, a largo plazo, para ahorrar energía y dinero: “Depende del sistema, de la longitud de muro que aislemos y otras variables, pero con este sistema pasivo se puede llegar a ahorrar un 5% en climatización por cada grado que consigamos rebajar; lo que equivaldría a un 25% de ahorro en climatización y un 10-15% de ahorro en el consumo total”, explica Fernando Hidalgo, arquitecto de Terapia Urbana. La capacidad de aportar humedad al ambiente de un jardín vertical y de reducir la temperatura del aire que lo rodea, “tiene un mayor potencial en ambientes secos”, apunta Hidalgo, y en los cálidos se puede aprovechar su potencial “de enfriamiento evaporativo”.

Lo más sensato, en un edificio que no ha sido reformado o construido siguiendo unos parámetros bioclimáticos, es tratar de aliviarlo a través de sistemas como los jardines verticales o los lienzos naturados, que aportan oxígeno y mejoran la calidad ambiental, y los techos verdes, sin que sea un gran desembolso económico: “Hemos vivido un enamoramiento de la tecnología pero hemos desechado los elementos naturales y el aprovechamiento que se le puede sacar a éstos”, reflexiona Hidalgo. Lavandas, begonias, soleirolia, helechos y esparragueras reposan en una de las paredes del Hospital Sagrado Corazón de Sevilla, uno de sus primeros trabajos tras patentar el sistema: “Se han reducido dos tercios del consumo del agua gracias al sistema de riego que hemos instalado, además de que ayuda a biofiltrar y depurar el aire”, explica Hidalgo.

Calefacción a distancia

Otra de las medidas de ahorro para combatir las facturas de la luz, además de los contadores instantáneos, es la programación a distancia. Apagar todos los aparatos electrónicos y desenchufarlos supone una reducción del consumo en un 11%, es decir, 52 euros al año, según la OCU. Si a esto se le añade, que el principal gasto en una casa, con diferencia, es el de la calefacción, según un estudio del Instituto para la diversificación y el ahorro de energía (IDAE), la posibilidad de programar el termostato desde el móvil o el ordenador de la oficina es una de las medidas más eficientes para ayudar a reducir gastos.

Cada vez son más las alternativas para conseguir un dispositivo que ayude a controlar la calefacción del hogar desde un móvil, tableta u ordenador, además de aprender los hábitos del usuario para que se programe automáticamente. Y gracias a estos aparatos se puede ahorrar hasta un 20% en consumo energético. “Con una serie de algoritmos optimiza el encendido y apagado de las calderas para evitar arranques y parones forzosos y como el termostato se suele colocar en lugares estratégicos de la casa, tiene incorporado un sensor por el que a través de la temperatura, la luminosidad, la humedad y la proximidad, detecta la presencia de personas en casa. De esta manera si no hay nadie en cinco horas, apagará todo el sistema”, explica Guillermo Fernández, ingeniero industrial que se ha encargado de la programación del dispositivo Momit Smart Thermostat, un termostato que puede controlarse con control remoto desde otros dispositivos y sin estar en casa.

Lorena Sánchez, ingeniera de telecomunicaciones, pasa la mayoría de los fines de semana fuera y la casa, a su vuelta, “estaba congelada. Nuestra antigua programación era de lunes a viernes y no había manera de cambiarla”. Ha instalado este termostato wifi porque asegura, se adapta a su modo de vida. “Antes tenía que programar la calefacción para las seis de la tarde y a veces llegaba a las 11 de la noche, sin que pudiera controlarla, con lo que eso supone de gastos en energía y luz”, explica Sánchez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s