Bacterias contra la sequía

En zonas desérticas las bacterias pueden promover la resistencia a la sequía. Científicos estudian las relaciones simbióticas entre microbios y plantas.

Objetivo luchar contra la sequía:

Cuando hay poca agua disponible para que crezcan las plantas sus raíces forman alianzas con los microorganismos del suelo para promover el crecimiento de las plantas. Incluso bajo condiciones límites. Estas son las conclusiones de un estudio publicado en la revista Plos One por los investigadores Daniele Daffonchio y sus colegas de la Universidad de Milán.

En el estudio realizado los científicos se percataron de que las relaciones entre los microbios y las plantas son básicas para la supervivencia de estas. Los efectos de la sequía en la vegetación son conocidos, sin embargo se sabe poco de cómo la falta de agua afecta a las bacterias que rodean las raíces.

El estudio:
En esta investigación los científicos cultivaron plantas de pimiento en condiciones de agua limitadas, analizaron las especies de bacterias que proliferaban alrededor de las raíces. Encontraron que el estrés por sequía aumentó las comunidades de microbios formados por bacterias capaces de aumentar la fotosíntesis de las plantas y la producción de biomasa hasta en un 40%, en condiciones de agua.

Nuestros resultados destacan que las plantas completamente funcionales no se pueden considerar organismos individuales. Tenemos que pensar en meta organismos como las plantas + comunidades de bacterias que promueven las funciones esenciales de las plantas proporcionándole mayor resistencia a la falta de agua.

La promoción de la resistencia a la sequía por bacterias puede tener muchas aplicaciones positivas, por ejemplo en la retención de agua para lograr un alto rendimiento en las plantas, que lleve a una menor necesidad de riego.

Bacterias que ayudan a degradar los contaminantes del suelo:

Ya en el 2009 científicos de los Estados Unidos y Bélgica identificaron asociaciones de microbios que pueden mejorar el crecimiento de las plantas en tierras marginales. Los resultados se publicaron en la revista Applied and Environmental Microbiology. Estos descubrimientos son un paso para que los científicos diseñen estrategias para la producción sostenible de biocombustibles que no usan los cultivos alimenticios.

Por ejemplo el etanol producido por la fermentación del maíz desvía tierras agrícolas y un alimento (el maíz) en la fabricación de biocombustibles, la idea sería usar plantas no alimenticias que se cultivarían en tierras no aptas para la agricultura para producir biocombustibles.

El científico Daniel Niels van der Lelie director de un programa de investigación de biocombustibles comenta que han investigado plantas que crecen en suelos extremadamente marginales, sean muy secos o contaminados con sustancias químicas o industriales. Los investigadores incorporaron bacterias específicas como las que colonizan los álamos a estos suelos que ayudaron a degradar los contaminantes.

De esta forma el crecimiento de los árboles ayudo a mejorar la calidad del suelo. Además los investigadores observaron que los árboles que habían sido complementados con microbios crecieron más rápido incluso si no había contaminantes en el suelo. Los microorganismos estimulaban el crecimiento de los árboles y plantas.

Recomendaciones para mitigar los efectos de la sequía en la agricultura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s